Thamara Caleño Candelo

Ocupación: Misionero Mormón
Status: Preso Político
Causa: Otros
Fecha detención: 30 de junio de 2016
Lugar de reclusión: SEBIN, Helicoide

El estadounidense Joshua Holt, misionero mormón de 25 años originario de Idaho, está encarcelado en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), policía política de Venezuela, desde el 30 de junio de 2016.

El mismo día en que lo detuvieron también arrestaron a su esposa, Thamara Caleño Candelo, ecuatoriana nacionalizada venezolana, de 26 años, quien permanece bajo custodia en una celda de la sección de mujeres del Sebin.

Un tribunal de Caracas los acusa de posesión ilícita de un arma de guerra y el Ministerio del Interior del país argumentó semanas después de su arresto que el apartamento de la pareja se usaba como un “centro de almacenamiento de armas y explosivos” con el fin de “ejecutar acciones terroristas”.

Los acusados defienden su inocencia y denuncian que las autoridades plantaron las evidencias”: un fusil de asalto AK47, una granada MK2, municiones y un fusil de imitación modelo M4, según describió el año pasado el exministro del Interior, Justicia y Paz, Gustavo González López, quien ahora dirige el Sebin.

Sobre el caso de Holt, funcionarios estadounidenses han pedido desde febrero su “liberación inmediata”por“razones humanitarias” y denuncian que se han violado sus derechos al debido proceso.

“Su detención se ha hecho aún más difícil y dolorosa debido a sus dolencias continuas, que han empeorado debido a los retrasos y las negaciones para recibir la atención médica adecuada”, le dijo a BBC Mundo la portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Heather Nauert.

Nauert señaló que ha habido “decenas de notas diplomáticas, declaraciones públicas y discusiones privadas” con las autoridades venezolanas y que el caso de Holt ha sido planteado “en los más altos niveles” del gobierno de Maduro por “múltiples funcionarios estadounidenses”.

Cómo empezó todo

Según el relato de sus abogados, Holt dormía en la residencia que compartía con Caleño en Ciudad Caribia, un complejo de edificios a 22 kilómetros de Caracas que está adscrito a la gubernamental Gran Misión Vivienda, cuando agentes de seguridad tocaron la puerta.

“Dijeron que estaban haciendo un operativo y preguntaron dónde estaba el hombre de la casa. Él se levantó y cuando lo vieron les llamó la atención que fuese estadounidense. Se fueron, pero regresaron a revisar el apartamento. Se lo llevaron a él primero y después Thamara también fue detenida”, describió Carlos Gómez, representante legal de ambos.

Holt viajó el 11 de junio a Venezuela para casarse con Caleño, luego de haber entablado una relación por internet y de haberse conocido en persona el mes anterior en República Dominicana.

Ambos pertenecen al Movimiento de los Santos de los Últimos Días y Holt, según su familia, sabía hablar español porque había participado en una misión con personas hispanohablantes en el estado de Washington (EE.UU).

Pero para las autoridades venezolanas, la pareja había establecido una “extraña y sospechosa” relación en línea y Holt, apodado como “El Gringo”, pertenecía a una “banda criminal paramilitarizada” que tenía la intención de atentar contra la vida de líderes oficialistas.

“(Holt) tenía ocultas armas, municiones de guerra y mapas estratégicos de la ciudad capital en su vivienda”, dijo el 20 de julio de 2016 el entonces ministro del Interior y Justicia, Gustavo González López, durante una alocución televisiva en la que expuso durante diez minutos la investigación.

El funcionario dijo que el operativo en el que se detuvo Holt fue llevado a cabo por la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en el marco de la Operación de Liberación del Pueblo (OLP) y que los agentes buscaban en Ciudad Caribia a los culpables del asesinato por encargo del militante del Partido Único Socialista de Venezuela (PSUV), Omar Molina Marín.

González asoció a Holt con “fachadas” utilizadas por los servicios secretos de Estados Unidos que “estimulan la conformación de bandas criminales paramilitarizadas en urbanismos como los de la Gran Misión Vivienda para realizar una guerra no convencional”.

También mencionó la “adoración” del estadounidense por las armas luego de mostrar varias imágenes extraídas de su computadora en la que se le ve disparando en Estados Unidos.

Según el abogado defensor, Holt le envío esas fotos a su entonces novia Thamara para enseñarle su afición por la caza, una práctica común en Utah, el estado donde vivía.

“Las fuerzas policiales no hicieron la investigación debida para definir de qué fecha era ese material”, dijo el abogado.

Aunque el exministro vinculó al estadounidense con la posible ejecución de acciones terroristas, la fiscalía solo acusó a la pareja de posesión ilícita de un arma de guerra, es decir, el fusil AK47.

“Los casos de ambos no están en la jurisdicción de terrorismo sino en la decausas comunes“, explicó Gómez.

Por eso es llamativo, dijo, que ambos permanezcan recluidos en una prisión de la policía política.

“Las autoridades no nos han explicado por qué están allí, pero nos hace pensar que es un caso de interés”, dijo.

Fuente: BBC

Compartir
Artículo anteriorJoshua Holt
Artículo siguienteGerónimo González